Saltar al contenido
Tabaqueras y Pitilleras

Piedra Humidificadora

Para que el tabaco de liar salga más económico, muchas veces compramos los botes grandes, aunque tienen una pega: El tabaco suele secarse demasiado.

Aunque esto va a gusto del consumidor, para la mayoría el tabaco seco es poco agradable de fumar. Te deja el cuello seco, además de picar al hacer caladas. Muchas personas preferimos el tabaco de liar húmedo. Pero, ¿Cómo hacer que se mantenga húmedo el tabaco? El uso de las piedras humidificadoras es la solución. Te contamos cómo usarlas, y cuándo, y las medidas alternativas a la piedra humidificadora de tabaco.

¿Cómo funcionan las piedras humidificadoras?

Las piedras humidificadoras tienen un funcionamiento muy sencillo de explicar. Están fabricadas con materiales que absorben mucho el agua, cómo por ejemplo terracota o polímeros sintéticos.

Antes de usarla, las instrucciones de la piedra te piden que la mojes en agua durante 5 minutos. Durante ese tiempo, la piedra absorberá mucha agua.

Cuándo la pongas en el paquete y durante los días siguientes, la piedra humidificadora irá secándose poco a poco, y el agua que se evapore de la piedra será absorbida por el tabaco, mejorando así la humedad de éste.

Los métodos para mantener el tabaco húmedo que NO funcionan y los que Sí

He oído muchísimas maneras de mantener el tabaco de liar húmedo. Muchas de ellas son técnicas que se dicen pero que en realidad no funcionan, cómo un remedio casero. Vamos a contarte los métodos para mantener el tabaco de liar húmedo que son verdad y los que van a estropearte el paquete.

Utilizar piel de Manzana o de patata para humedecer el tabaco

Este método funciona solamente con paquetes de tabaco pequeños, pero no grandes. El método de la piel de patata es universal. Muchas personas lo hacen y casi todo el mundo lo ha oído alguna vez.

Las patatas y las manzanas tienen un porcentaje de agua muy grande, por lo que al irse secando, van desprendiéndola. En el caso que esté en un paquete de tabaco, la agua desprendida va a ser absorbida por el mismo tabaco.

Hasta ahí parece que puede funcionar ¿no? Pero hay una pega. Las pieles son materia orgánica, que llegados a cierto punto, se puede pudrir. Si la piel llega a pudrirse dentro del paquete de tabaco, se va a echar a perder todo el producto, porqué va a oler muy fuerte.

Si usas este método con un paquete pequeño, no va a dar tiempo a que se pudra, porqué lo terminaras antes. Pero si pretendes tener la piel en un lugar por varias semanas, olvídate. Es mejor optar por otros métodos mucho más fiables.

Lo mismo pasaría con el uso de una hoja de lechuga para humedecer el tabaco, o con cualquier otro trozo de alimento.

Guardar el tabaco de liar en el frigorífico

Esta técnica no funciona por si sola, solamente si se le añade una piedra humidificadora.

El frigorífico por sí mismo no humidifica. Ahora bien, si la caja o paquete de tabaco junto con una piedra humidificadora la guardamos en la nevera, el agua que hay en el interior tardará más en secarse, por lo que el uso de la piedra durará más, y deberás cambiarla o remojarla más de vez en cuándo.

Latas con humidificación para Tabaco de liar

Las latas con humidificación son una herramienta brutal que SÍ funciona. Estas latas tienen un sistema similar a las piedras humidificadoras, pero además está estanco, por lo que su funcionalidad se multiplica.

El tabaco en las latas humidificadoras no se seca, a no ser que la uses muy mal.

Guardar el tabaco en una Caja humidificadora

Las cajas humidificadoras SÍ funcionan. Normalmente se usan para los puros o para el tabaco de pipa, aunque si eres una persona que le gusta disfrutar del tabaco en su punto justo también puede servirte.

Puedes ver cajas humidificadoras aquí.

Usar piedras humidificadoras en tu Paquete de tabaco

Las piedras humidificadoras SÍ funcionan. Por eso se han diseñado. Puedes comprar piedras humidificadoras baratas en Amazon de forma cómoda, mediante los enlaces que te hemos mostrado más arriba.

Lo que debes tener en cuenta para Humedecer el tabaco

El tabaco demasiado seco es áspero y desagradable al gusto. Pero mojado es infumable, sencillamente porqué no prenderá. En el equilibrio está la fuerza, ahí es dónde tienes que llegar.

Para que esté perfecto, el tabaco de liar debe estar máximo en un 70% de humedad. Claro, no es necesario medirla. Tú mismo/a sabrás si te gusta o no. Para conseguir esta humedad perfecta ayúdate de las piedras humidificadoras, que está fabricadas específicamente para conseguir ese nivel de humedad.

Cómo hacer una piedra humidificadora Casera

Hacer una piedra casera de terracota es muy fácil si tienes los materiales iniciales. Para poder hacerla, necesitarás:

  • Un ladrillo o una teja que no necesites y puedas romper
  • Un martillo o radial con disco de diamante
  • Una lijadora

Para fabricar tu piedra humidificadora casera puedes seguir estos pasos:

  1. Rompe el ladrillo con el martillo o con la radial con disco de diamante, pero con cuidado. Debes conseguir un pedazo de unos 5-7 cm de diámetro.
  2. Dale forma al pedazo que has conseguido. Puedes darle la forma que quieras: De hoja, redonda o cuadrada, o de piez, por ejemplo.
  3. Las medidas deben de ser para que te quepa dentro del paquete.
  4. Redondea los bordes de la forma con una lijadora, para que quede pulido.
  5. Puedes añadirle huecos decorativos. Por ejemplo, en el caso de la hoja puedes hacerle los nervios agujereando con un destornillador u otra herramienta de metal con punta.

Cómo Recuperar tabaco de liar que se ha Secado

Si se te ha olvidado usar un humidificador de cualquier tipo y has encontrado tu tabaco totalmente seco, no te preocupes. Tiene solución.

Para solucionarlo, debes conseguir un pulverizador de agua destilada. Puedes usar un pulverizador de algún limpiador de casa que se te termine, bien limpio.

Debes rellenarlo con agua destilada. Es importante que sea destilada, porqué de lo contrario, al secarse se cristalizarán las moléculas de cal y de otras impurezas, y el tabaco modificará su sabor.

Rocía el tabaco y mézclalo bastante, y déjalo reposar uno o dos días. Verás como está mucho más húmedo.